Llave en mano

Es una modalidad de contrato, donde su principal particularidad es la obligatoriedad de un único contrato entre cliente y empresa, donde asumimos toda responsabilidad ya que no existen más agentes intervinientes.

La elaboración detallada del proyecto o servicio tiene lugar una vez se concluye el contrato donde se recogen el alcance, calidad, tiempo y demás requisitos objetos del contrato.

La ejecución del contrato se inicia con el desarrollo de forma activa con cliente para conseguir cubrir todas sus expectativas y  requisitos.